sábado, 24 de agosto de 2013

Tossal de Manises y la Huerta Alicantina

 
                                                           Torre las rejas 1910

De siempre me ha llamado poderosamente, el esfuerzo que tubo que suponer para los agricultores de los siglos XVI y XVII  la construcción  de la mayoría de las torres de la huerta alicantina, construidas en respuesta ante el incesante acoso que sometían los piratas, que asolaban todo el litoral, provenientes en su mayoría de la costa norte del continente africano. 


                                                                           Torre Las Aguilas

Regidas en su  gran mayoría por el mismo patrón, son en la totalidad de planta rectangular con una estructura troncocónica, realizadas en mampostería y con refuerzos en esquinas, acceso y vanos con sillería encadenada. Utilizando también como material de construcción mortero de cal y grava.
No solo podemos hablar de los materiales utilizados en las construcciones de las torres sino que también de sus casas adyacentes, muros de delimitación, bancales agrícolas, caminos, puentes y un largo etc. 
De donde salieron la inmensa mayoría de estos materiales?
Cierto es que es conocida una cantera en la vertiente Este de la Sierra Grossa, que ya fue utilizada mucho antes. La cual pudo suministrar un sin fin de materiales para la construcción de todo tipo, principalmente de sillería.


                                      Vista parcial de la Albufereta desde el Castillo de santa Barbara 1900

Pero para la época, también existía otra cantera, Lucentum. Sus ruinas albergaban una gran cantidad de materiales que podrían ser perfectamente reutilizados, procedentes de sus murallas, torres, edificios, casas, etc. Esta ultima seria perfecta ya que, no solo seria mas fácil su extracción, si no que también estarían talladas y listas para ser usadas.


                                                                       Plano de la Albufereta 1780




                                                          Ladera Este del Tossal de Manises  1932

Las ruinas de Lucentum a lo largo de su historia sufrió constantes espolios al igual que ocurría con miles de yacimientos. La necesidad de reutilizar materiales a  muy bajo coste, conllevo al desmantelamiento de grandes superficies. Los primeros espolios constatados de Lucentum se produjeron en los primeros años del s. III d. C., coincidiendo con el declive y el posterior abandono del municipio. Dicho espolios se centraron sobre todo en edificios y en las zonas de la muralla de la vertiente Este, que curiosamente es la de mejor accesibilidad  tiene, para  el uso de  medios de transporte. Es muy probable que estos materiales se reutilizaron para la construcción y mantenimiento de las gran cantidad de Villas rurales que existían en las proximidades de Lucentum.
Estos espolios se acentuaron nuevamente coincidiendo con la expansión de la Huerta Alicantina a mediados del s. XVI. Si a esto le añadimos la necesidad de aquellas gentes de protegerse de los constantes ataques de piratas berberiscos, procedentes del norte de África  mediante robustas torres, nos encontramos con un expolio masivo de no solo de Lucentum, si no que también de las antiguas Villas de época romana que estaban dispersas por toda la huerta.

Resulta muy interesante leer a Don Antonio Valcarcel Pio de Saboya, en su obra " Lucentum oy la ciudad de Alicante ", escrito en 1780 refiriéndose a las ruinas de Lucentum:




“ La mayor parte de las casas de campo contiguas a estas ruinas se han edificado de ellas por la conveniencia de hallar  ya labrada la piedra en abundancia, y prosiguen sirviéndose de ella para construir puentecillos, divisiones de azarves, y otras obras, por que la calidad de la argamasa de piedrecillas menudas ( esto es, del hormigón ) es tan sólida, que han labrado en quadro ángulos trozos, como si fuera canto, o pedernal, por la solidez que mantiene. Igualmente , como en la Huerta de Alicante se procura beneficiar hasta el mas mínimo rincón, se han aprovechado a costa de mucho trabajo de este pequeño montecillo, arruinado por este medio todas sus obras, sacando infinitas antigüedades , como medallas, lapidas, y otros fragmentos, que con el mayor trabajo he recogido” 

                                           


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si no consigues enviar un comentario, puedes escribir en christianlegoff@gmail.com